jueves, 5 de febrero de 2009

3. Fenomeno

Capítulo 3

FENÓMENO

Verdaderamente, no tenía sed, pero decidí ir a cazar de nuevo en la noche. Una pequeña pizca de prevención, inadecuada, pero debía hacerlo.
Carlisle me acompañó; no habíamos estado solos desde que volví de Denali. Mientras corríamos por el negro bosque, lo escuché pensando sobre el precipitado adiós de la semana pasada.
En su memoria, vi cómo mis expectativas se habían desmoronado convirtiéndose en una fiera desesperanza. Sentí su sorpresa y su repentina preocupación.
“¿Edward?”
“Debo irme, Carlisle. Debo irme ahora.”
“¿Qué ha sucedido?”
“Nada. Aún. Pero pasará, si me quedo aquí.”
Me tomó del brazo. Sentí cómo herí sus sentimientos cuando me escapé de su mano.
“No lo entiendo.”
“Alguna vez haz ...ha habido alguna vez en que...”
Me miré a mi mismo respirar profundo, vi la luz salvaje en mis ojos a través del filtro de su profunda preocupación.
“¿Alguna vez, alguna persona ha olido mejor para tí, que el resto? ¿Mucho mejor?”
“Oh.”
Cuando me dí cuenta que él había entendido, mi rostro se cayó a pedazos de la pura vergüenza. Me alcanzó de nuevo para tocarme, ignorando cuando traté de arrancarme de nuevo, y su mano izquierda se posó en mi hombro.
“ Haz lo que tengas que hacer para resistir, hijo. Te extrañaré mucho. Ten, toma mi auto. Es más rápido.”
Él se estaba preguntando ahora si estaba haciendo lo correcto, dejando que me marchara. Preguntándose si acaso me había herido con su falta de confianza en mí.
- No.- Susurré mientras corría. - Eso era lo que necesitaba. Pude haber traicionado tan fácilmente esa confianza, si me hubieras pedido que me quedara. -
- Siento mucho que estés sufriendo, Edward. Pero debes hacer lo que puedas para mantener viva a la chica Swan. Incluso si eso significa que debes dejarnos de nuevo. -
- Lo sé, lo sé. -
- ¿Por qué volviste? Tú sabes lo feliz que soy teniéndote aquí, pero si esto es muy difícil... -
- No me gusta sentirme como un cobarde – Admití.
Nos retrasamos---estaba comenzando a oscurecerse.
-Mejor eso a ponerla en peligro. Ella se irá en un año o dos. -
- Tienes razón, ya sé eso. - Por el contrario, sus palabras sólo me hicieron sentir más ansioso de quedarme. Ella ya no estaría aquí en un año o dos...
Carlisle paró de correr y yo me detuve con él; se volteó para examinar mi expresión.
Pero no irás a escapar, ¿verdad?
Moví mi cabeza de un lado a otro.
¿Es orgullo, Edward? No hay nada vergonzoso en---
- No, no es orgullo lo que me mantiene aquí. No ahora.
¿No tienes a dónde ir?
Solté una carcajada corta. - No. Eso no me detendría, si yo quisiera irme.
- Nosotros iremos contigo, por supuesto, si eso es lo que necesitas. Sólo tienes que pedirlo. Tú has seguido adelante sin quejarte de nosotros. Nadie se enojará contigo.
Levanté una ceja.
Él se rió. - Sí, puede que Rosalie se enoje, pero ella te lo debe. De todas formas, es mucho mejor para todos que nos vayamos ahora, sin hacer daño alguno, que irnos después, luego de que una vida haya llegado a su fin. - Todo el humor se desvaneció.
Me estremecí a sus palabras.
- Sí. - Asentí. Mi voz sonó ronca.
¿Pero no te irás?
Suspiré. - Debería.-
- ¿Qué te detiene aquí, Edward? No logro ver... -
- No sé si pueda explicarlo. - Incluso para mí mismo, no tenía ningún sentido.
Él midió mi expresión por un largo momento.
No, no logro verlo. Pero respetaré tu privacidad, si así lo prefieres.
- Gracias. Es muy generoso de tu parte, teniendo en cuenta que yo no le doy privacidad a nadie. - Con una excepción. Y estaba haciendo todo lo posible para privarla de eso, ¿verdad?
Todos tenemos nuestros caprichos. Se rió de nuevo. ¿Nos vamos?
Justo en ese momento el había captado la esencia de una pequeña manada de ciervos.
Era difícil mostrar mucho entusiasmo, incluso bajo las mejores circunstancias, por un aroma que apenas abría el apetito. En estos momentos, con la memoria de la sangre de esa chica, fresca en mi mente, el olor revolvió mi estómago.
Suspiré. - Vamos – Asentí, incluso sabiendo que forzando más sangre bajar por mi garganta iba a ayudar muy poco.
Ambos cambiamos a una posición de ataque y dejamos que la poca apetente esencia nos guiara silenciosamente hacia adelante.
Estaba más helado cuando regresamos a casa. La nieve derretida se había vuelto a congelar; era como si una delgada capa de vidrio lo cubriera todo---cada rama de los pinos, cada hoja de helecho, cada lámina de hierba estaba cubierta de hielo.
Cuando Carlisle fue a vestirse para su próximo turno en el hospital, me quedé junto al río, esperando a que saliera el sol. Me sentí casi hinchado por la cantidad de sangre que había consumido, pero sabía que la actual carencia de sed significaría muy poco cuando me sentara al lado de la chica otra vez.
Helado y sin expresión como una roca, me senté, mirando la negra agua correr al lado de la congelada orilla, mirando fijamente a través de ella.
Carlisle tenía razón. Yo debería irme de Forks. Ellos inventarían una historia para explicar mi ausencia. Que me cambié de instituto a Europa. O fui a visitar a unos parientes.
Rebeldía adolescente. La historia no importaba. A nadie le importaría mucho.
Era sólo por un año o dos, y la chica ya no estaría. Se habría ido y hubiera continuado con su vida---ella tendría una vida con la cual seguir. Iría a la Universidad en algún lugar, envejecería, comenzaría una carrera, quizá se casaría con alguien. Podía imaginar eso---podía verla vestida toda de blanco y caminando con paso cuidadoso, su brazo enlazado con el de su padre.
Era incómodo, el dolor que esa imagen me causó. No lo podía entender. ¿Acaso estaba celoso, porque ella tenía un futuro que yo nunca podría tener? Eso no tenía sentido. Cada uno de los humanos a mi alrededor tenían esa misma oportunidad---una vida---y yo raramente me detuve a envidiarlos.
Debería permitirle tener su futuro. Parar de arriesgar su vida. Eso era lo correcto.
Carlisle siempre elegía el camino correcto. Debería escucharlo.
El sol apareció entre las nubes, y la débil luz hizo brillar todo el césped congelado.
Un día más, decidí. Sólo la vería una vez más. Podía soportar eso. Quizá mencionaría mi pendiente ausencia, construir la historia.
Esto iba a ser difícil; podía sentir eso en el fuerte desgano que me causaba sólo el pensar en las excusas para quedarme---para extender el límite a dos días, tres, cuatro... Pero yo haría lo correcto. Sabía que podía confiar en el consejo de Carlisle. Y también sabía que estaba demasiado confundido para tomar esta decisión sólo por mi cuenta.
Demasiado confundido. ¿Cuánto de este desgano provenía de mi obsesiva curiosidad, y cuánto provenía de mi insatisfecho apetito?
Entre a la casa para cambiarme de ropa para ir al instituto.
Alice me estaba esperando, sentada en el último escalón a la orilla del tercer piso.
Te vas de nuevo, me acusó.
Suspiré y moví la cabeza.
No puedo ver a dónde vas esta vez.
- Aún no sé a dónde voy. - Susurré.
Quiero que te quedes.
Negué con la cabeza.
Tal vez Jazz y yo podríamos ir contigo ...?
- Son más necesarios aquí, si yo no estoy para protegerlos. Y piensa en Esme. ¿Le quitarás la mitad de su familia en un abrir y cerrar de ojos?.-
La vas a poner muy triste.
- Lo sé. Es por eso que ustedes deben quedarse.-
No es lo mismo si tu no estás aquí, y tu lo sabes.
- Sí. Pero debo hacer lo que es correcto.-
Hay muchas maneras correctas, y muchas incorrectas, ¿o no?
Por un breve momento ella se introdujo dentro de una de sus extrañas visiones;
observé a lo largo de las imágenes poco definidas que parpadeaban rápidamente. Me ví a mi mismo mezclado con extrañas sombras que no podía entender---nubladas, imprecisas formas.
Y de pronto, repentinamente, mi piel estaba destellando en la brillante luz del sol en una pequeña pradera abierta. Este era un lugar que conocía. Había una figura en la pradera conmigo, pero, otra vez, era poco definida, no podía reconocerla. Las imágenes temblaron y desaparecieron como un millón de pequeños cambios en mi futuro de nuevo.
- No entendí mucho de eso, - le dije cuando la visión se puso oscura.
Yo tampoco. Tu futuro está cambiando tanto que no puedo llevarle el ritmo.
Creo, que...
Se detuvo, y me llevó por una extensa colección de sus otras recientes visiones. Todas eran iguales---borrosas y vagas.
- Creo que algo está cambiando. - me dijo en voz alta. - Tu vida parece estar en una encrucijada.-
Mi risa fue severa. - ¿Te das cuenta que estás sonando como un gitano farsante en un carnaval, verdad?-
Me sacó su pequeña lengua.
- Hoy está todo bien, ¿o no? - pregunté, mi voz sonó abruptamente aprehensiva.
- Hoy no te veo matando a nadie. - me aseguró.
- Gracias, Alice.-
- Ve a vestirte. Yo no diré nada---te dejaré decirle a los demás cuando estés listo.-
Se puso de pie y bajó las escaleras, sus hombros se encogieron levemente.
Te extrañaré, de verdad.
Sí, yo también la extrañaré mucho.
El camino al instituto estuvo muy tranquilo. Jasper sabía que Alice estaba molesta con algo, pero él sabía que si ella quería hablar acerca de aquello ya lo hubiera hecho. Emmett y
Rosalie estaban completamente ajenos a lo que estaba sucediendo, teniendo otro de sus momentos, mirando dentro de los ojos del otro con curiosidad---era molesto mirarlos desde fuera. Todos sabíamos cuán desesperadamente enamorados estaban. O tal vez me estaba volviendo amargado porque era el único que estaba sólo. Algunos días era más difíciles que otros vivir con tres perfectamente correspondidos amantes. Este era uno de esos días.
Quizás ellos serían más felices sin mí merodeando por ahí, con mi mal temperamento y comportándome como el viejo que debería ser a estas alturas.
Por supuesto, lo primero que hice al llegar al instituto fue buscarla a ella. Sólo para prepararme.
Correcto.
Era vergonzoso cómo mi mundo de repente parecía estar vacío de todo, menos de ella---toda mi existencia centrada a su alrededor, más que en el mío.
Era lo suficientemente fácil entender, realmente; después de ochenta años de lo mismo todos los días y todas las noches, cualquier cambio se volvía un punto de absorción.
Ella aún no llegaba, pero podía oír los ensordecedores ruidos del motor de la camioneta a la distancia. Me apoyé en un lado del auto a esperar. Alice se quedó conmigo, mientras los demás se fueron directo a clases. Estaban aburridos por mi fijación---era incomprensible para ellos cómo un humano podía mantenerme interesado por tanto tiempo, sin importar cuán bien olía.
La chica condujo lentamente hasta entrar en mi vista, sus ojos intensamente centrados en la carretera y sus manos firmemente apretadas al volante. Parecía ansiosa por algo. Me tomó un segundo darme cuenta de qué se trataba, dado que todos traían la misma cara el día de hoy. Ah, la carretera estaba cubierta de hielo, y todos estaban tratando de conducir con más cuidado. Podía ver que ella se taba tomando este nuevo riesgo muy seriamente.
Eso parecía estar en la lista de lo poco que había aprendido sobre su personalidad. Lo agregué a mi pequeña lista: era una persona seria, una persona responsable.
Estacionó no muy lejos de mí, pero no había notado que estaba parado aquí, mirándola.
Me pregunto ¿qué haría ella cuando me viera? ¿Ruborizarse y alejarse de mí?
Esa fue mi primera teoría. Pero tal vez me miraría también. Quizá se acercaría a
hablarme.
Respiré profundamente, llenando mis pulmones esperanzado, sólo por si acaso.
Ella salió de su camioneta con cuidado, probando el resbaladizo piso antes de poner
todo su peso en él. No miró hacia arriba, y eso me frustró mucho. A lo mejor yo podría ir a
hablarle...
No, eso no estaría bien.
En vez de girar hacia el instituto, caminó alrededor de su camioneta, afirmándose en
todo momento de ésta para no caerse, sin confiar en sus pasos. Me hizo sonreír, y sentí los
ojos de Alice en mi rostro. No escuché nada de lo ésta pudo haber estado pensando---me
estaba divirtiendo mucho mirando a la chica revisar sus cadenas para la nieve en los
neumáticos. Ella de verdad pensaba que podía caerse, por la forma en que sus pasos se
movían. Nadie más tenía problemas---¿acaso había estacionado en la peor parte?
Se detuvo allí, mirando abajo con una extraña expresión en su rostro. ¿Era...ternura?
¿Como si algo en las cadenas la...emocionara?
De nuevo, la curiosidad quemó como la sed. Era como si tuviera que saber qué estaba
pensando---como si nada más importara.
Iría a hablar con ella. De todas formas, parecía como si necesitara una mano, al menos
hasta que saliera del peligroso pavimento. Por supuesto, no podía ofrecerlo eso, ¿o si? Vacilé,
atormentado. Si no le gustaba la nieve, mucho menos iba a agradecer si la tocaba con mis
manos congeladas. Debí haberme puesto guantes---
- ¡NO! - Alice jadeó muy fuerte.
Al instante, escaneé sus pensamientos, pensando al principio que yo había tomado una
mala decisión y ella me había visto hacer algo horrible. Pero no tenía que ver nada conmigo.
Tyler Crowley había decidido tomar la curva hacia el aparcamiento a una imprudente
velocidad. Esta decisión lo llevaría a patinar a través de un parche de hielo...
La visión vino sólo medio segundo antes que la realidad. La furgoneta de Tyler tomó la
curva como si aún estuviera viendo la conclusión que había sacado ese jadeo en Alice.
No, esta visión no tenía nada que ver conmigo, pero aún así, tenía que ver
todo conmigo, porque la furgoneta de Tyler---las cadenas ahora golpeaban el hielo en el peor
ángulo posible---iba a dar vueltas a través del aparcamiento y atropellar a la chica quien se
había convertido en la inevitable razón de todo mi mundo.
Incluso sin la visión de Alice hubiera sido simple adivinar la trayectoria del vehículo,
volando fuera del control de Tyler.
La chica, parada exactamente en el lugar equivocado, en la parte trasera de su
camioneta, miró al frente, desconcertada por el sonido de los neumáticos a través del suelo.
Miró directamente a mi expresión de horror, y luego volteó para mirar su muerte
aproximándose.
¡Ella no! Las palabras dispararon en mi cabeza como si pertenecieran a alguien más.
Aún mirando los pensamientos de Alice, vi que la visión repentinamente cambió, pero
no tenía tiempo para ver en qué terminaba todo.
Me lancé a través del aparcamiento, introduciéndome entre la furgoneta y la atónita
chica. Me moví tan rápido que todo era un borrón por el objeto de mi foco. Ella no me vió---
ningún ojo humano podría haber seguido mi trayectoria---aún miraba a la increíble forma que
estaba a punto de aplastar su cuerpo contra la carrocería de metal de su camioneta.
La tomé por la cintura, moviéndome con demasiada urgencia para ser tan gentil como
ella hubiese querido que lo fuera. En la centésima de segundo que me tomó sacar su liviana
figura fuera del camino de la muerte y el tiempo en que choqué contra el suelo con ella en mis
brazos, ya estaba vívidamente enterado de su frágil y rompible cuerpo.
Cuando escuché su cabeza chocar contra el hielo, sentí como si yo también me
congelara.
Pero ni siquiera tuve un segundo completo para asistir su condición. Escuché la
furgoneta detrás de nosotros, chirriando mientras daba una vuelta alrededor del robusto
cuerpo de acero de su camioneta. Estaba cambiando su curso, formando arcos, viniendo por
ella otra vez---como si ella fuera un imán, atrayéndolo hacia nosotros.
Una palabra que nunca hubiera dicho en frente de una dama, se escapó entre mis
dientes.
Ya había hecho mucho. Cuando casi volé a través del aire para sacarla del camino,
estaba absolutamente consciente del error que estaba cometiendo. El saber que era un error
no me detuvo, pero no era totalmente ignorante sobre el riesgo que estaba tomando---
tomando, no sólo por mí, sino para toda mi familia.
Exposición.
Y esto ciertamente no iba a ayudar, pero de ninguna forma iba a permitir que la
furgoneta lograra quitarle la vida en este segundo intento.
La dejé caer y lancé mis manos hacia afuera, deteniendo la furgoneta antes de que
pudiera tocar a la chica. La fuerza me empujó hacia atrás dentro del lugar de estacionamiento
al lado de su camioneta, y pude sentir su carrocería doblarse detrás de mis hombros. La
furgoneta chocó contra el irrompible obstáculo de mis brazos, se volcó, y luego se balanceó
inestablemente en sus dos neumáticos derechos.
Si movía mi mano, la parte tracera de la furgoneta iba a caer en sus piernas.
Oh, por el amor de todo lo sagrado, ¿acaso la catástrofe no terminaría nunca? ¿Existía
algo más que pudiera ir mal? Difícilmente me podía sentar aquí, sosteniendo la furgoneta en el
aire, esperando algún rescate. Ni podía lanzarla lejos---debía considerar al conductor, sus
pensamientos eran incoherentes con el pánico.
Con un gruñido interno, empujé la furgoneta para que oscilara lejos de nosotros por un
instante. Cuando caía sobre mi, la sujeté por debajo de la carrocería con mi mano derecha
mientras enroscaba mi brazo izquierdo en la cintura de la chica de nuevo y la arrojaba fuera de
debajo de la furgoneta, apretándola fuertemente hacia mi costado. Su cuerpo se movió
mientras la balanceaba alrededor para que sus piernas quedaran libres de ningún peligro---
¿estaba consciente? ¿Cuánto daño le había causado en mi improvisado intento de rescate?
Dejé caer la furgoneta, ahora que no podía hacerle daño a ella. Chocó contra el
pavimento y todas las ventanas se rompieron al unísono.
Sabía que estaba en medio de una crisis. ¿Cuánto había visto ella? ¿Habían otros
testigos que me vieron materializarme a su lado y luego detener la furgoneta mientras trataba
de mantenerla fuera del alcance de la chica? Estas preguntas deberían ser mi mayor
preocupación.
Pero estaba demasiado ansioso para realmente preocuparme sobre la amenaza de
exponernos como debería. Demasiado asustado de que podía haberla herido en mi esfuerzo
por protegerla. Demasiado asustado de tenerla tan cerca de mí, sabiendo cómo olería si me
permitía inhalar. Demasiado consciente del calor de su suave cuerpo, presionado contra el
mío---incluso a través de ambos obstáculos de nuestras chaquetas, podía sentir ese calor...
El primer miedo fue el mayor. Mientras los gritos de los testigos hacían erupción
alrededor nuestro, la bajé para examinar su rostro, para ver si estaba consciente---esperando
fieramente que no estuviera sangrando por alguna herida.
Sus ojos estaban abiertos, mirando en estado de shock.
- ¿Bella? - pregunté desesperado. - ¿Cómo estás? -
- Estoy bien.- Dijo las palabras automáticamente en una deslumbrada voz.
Alivio, tan exquisito que casi dolió, recorrió mi cuerpo al sonido de su voz. Respiré por
entre mis dientes, y no me importó el acompañamiento ardiente en mi garganta. Casi lo
agradecía.
Ella trato de ponerse de pie, pero yo no estaba listo para soltarla. Se sentía de alguna
manera...¿seguro? Mejor, al menos, al tenerla a mi lado.
- Ve con cuidado.- Le advertí. - Creo que te has dado un buen porrazo en la cabeza.-
No había en ningún lado olor a sangre fresca---un milagro---pero esto no descartaba
algún daño interno. Estaba abruptamente ansioso de llevarla con Carlisle y a un completo
equipamiento de radiología.
- ¡Ay!.- dejo, su tono cómicamente se sorprendió al darse cuenta que tenía razón sobre
su cabeza.
- Tal y como pensaba....- El alivio me alegró, me puso casi vertiginoso.
- ¿Cómo demo...?.- Su voz se apagó, y sus párpados revolotearon. - ¿Cómo llegaste
aquí tan rápido?.-
El alivio se tornó amargo, y el humor se desvaneció. Ella sí había notado demasiado.
Ahora que estaba seguro de que la chica estaba en perfectas condiciones, la ansiedad
por mi familia se volvió severa.
- Estaba a tu lado, Bella.- Sabía por mi experiencia que si era muy convincente al
mentir, cualquiera que preguntara estaría cada vez menos seguro de la verdad.
Se sacudió de nuevo, y esta vez la solté. Necesitaba respirar para actuar mi papel
correctamente. Necesitaba espacio entre su calor sanguíneo y yo, lo más lejos posible en el
pequeño espacio entre los maltratados vehículos.
Ella me miró, y yo a ella. El mirar a otro lado primero que ella, fue un error que sólo un
mentiroso incompetente hubiera cometido, y yo no era un mentiroso incompetente. Mi
expresión era lisa, benigna... Parecía confundirla. Eso era bueno.
El escenario del accidente ahora estaba rodeado. Mayormente por estudiantes, niños,
mirando fijamente y empujándose a través de los restos para ver si había algún cuerpo
destrozado. Había un balbuceo de gritos y chorro de pensamientos en shock. Escaneé los
pensamientos una vez que estaba seguro que no había alguna sospecha, y luego los dejé de
escuchar concentrándome sólo en la chica.
Estaba distraída por la que se armó. Miró alrededor, su expresión todavía estaba
atontada, y trató de ponerse de pie.
Puse mi mano suavemente en su hombro para mantenerla donde estaba.
- Quédate ahí por ahora.- Ella parecía estar bien, ¿pero debería estar moviendo su
cuello? De nuevo, deseé estar con Carlisle. Mis años de estudios médicos teóricos no se
comparaban con sus siglos de práctica.
- Pero hace frío.- Objetó.
Había estado casi al borde de morir aplastada, dos veces, casi quedó lisiada una vez, y
a ella lo que le preocupaba era el frío. Me reí entre dientes antes de recordar que la situación
no era para nada graciosa. Bella parpadeó, y luego sus ojos se enfocaron en mi rostro.
- Estabas allí, lejos – Eso me puso serio otra vez.
Ella miró hacia el sur, pero no había nada que mirar ahí ahora, sólo el arrugado costado
de la furgoneta. - Te encontrabas al lado de tu coche.-
- No, no es cierto.-
- Te ví. - Insistió; su voz sonaba muy infantil cuando se ponía obstinada. Su barbilla
sobresalió un poco.
- Bella, estaba contigo, a tu lado, y te quité de en medio.-
Miré profundamente a sus ojos abiertos de par en par, tratando de que ella aceptara mi
versión---la única versión racional en la mesa.
Su mandíbula se tensó. - No.-
Traté de mantenerme calmado, sin entrar en pánico. Si sólo la pudiera mantener callada
sólo por unos momentos, para darme una oportunidad de destruir la evidencia...e invalidar su
historia con la excusa de su golpe en la cabeza.
¿No debería ser fácil mantener a esta silenciosa, reservada chica, callada? Si solo ella
confiara en mí, sólo por un momento...
- Por favor, Bella – Le dije, y mi voz sonó muy intensa, porque de pronto
quería que ella confiara en mí. Lo quería de verdad, y no solo por respeto, después del
accidente. Un estúpido deseo. ¿Qué sentido tenía el que ella confiara en mi?
- ¿Por qué?.- preguntó, todavía a la defensiva.
- Confía en mi.- le rogué.
- ¿Prometes explicármelo todo después? -
Me enojó mucho tener que mentirle otra vez, cuando deseaba por todos los medios
poder merecerme su confianza. Así que, cuando le respondí, fue una réplica.
- Muy bien.-
- Muy bien.- repitió en el mismo tono de recriminación.
Cuando el rescate comenzó a acercarse a nosotros---llegaron adultos, autoridades,
sirenas en la distancia---traté de ignorarla y poner mis prioridades en orden. Busqué en todas
las mentes en el aparcamiento, los testigos y los que venían llegando tarde, pero no encontré
nada peligroso. Muchos estaban sorprendidos de verme aquí al lado de Bella, pero todos
concluían---como si no hubiera otra posible conclusión---que sólo no habían notado que estaba
junto a ella antes del accidente.
Ella era la única que no aceptaba tan fácilmente esa explicación, pero consideraría al
menos a los confiables testigos. Ella estaba asustada, traumatizada, sin mencionar el fuerte
golpe en su cabeza. Posiblemente en shock. Sería aceptable para su historia que estuviera
confundida, ¿cierto? Nadie le daría mucha importancia en contra de muchos otros
espectadores...
Hice una mueca de dolor cuando escuché los pensamientos de Rosalie, Jasper y
Emmett, justamente llegando a la escena. Ellos me harían pagar un infierno por esto, esta
noche.
Quería borrar la marca que hicieron mis hombros contra el oscuro auto, pero la chica
estaba muy cerca. Tendría que esperar hasta que se distrajera.
Era frustrante esperar---con tantos ojos encima de mi---mientras los humanos luchaban
con la furgoneta, tratando de empujarla lejos de nosotros. Los hubiera ayudado, solo para
apurar el proceso, pero ya estaba en suficientes problemas y la chica me sostenía la mirada.
Finalmente, pudieron rotarla lo suficientemente lejos para que los EMTs (sigla de Emergency
Medical Technician / Técnicos Médicos de Emergencia) llegaran a nosotros con sus camillas.
Una familiar, tristona cara me examinó.
- Hola, Edward – Brett Warner me saludó. Él era un enfermero registrado, y lo conocía
bien, del hospital donde trabaja Carlisle. Fue un golpe de suerte---el único en el día de hoy---
que él fuera el primero en llegar hasta nosotros. En sus pensamientos, no había nada que no
fuera alerta y calma. - ¿Estás bien, chico? -
- Perfectamente, Brett. Nada me tocó. Pero me temo que Bella podría tener una
contusión. Se pegó muy fuerte en la cabeza cuando la quité del camino... -
Brett puso su atención en la chica, quien me lanzó una fiera mirada de traición. Oh, era
cierto. Ella sí era el mártir silencioso---prefería sufrir en silencio.
No contradijo mi historia inmediatamente, y esto me hizo sentir más tranquilo.
El próximo EMT trató de insistir de que les permitiera examinarme, pero no era
demasiado difícil persuadirlo. Prometí que dejaría que mi padre me examinara, y él se rindió.
Como la mayoría de los humanos, hablando con tranquila seguridad, era todo lo que se
necesitaba. La mayoría, pero no esta chica, por supuesto. ¿Acaso encajaba en alguno de los
patrones normales?
Mientras le ponían un collarín---y su rostro se enrojeció de la vergüenza---aproveché el
momento de distracción para arreglar, sigilosamente, la forma de la abolladura en el auto con
la parte trasera de mi pie. Sólo mis hermanos notaron lo que estaba haciendo, y escuché la
promesa mental de Emmett de arreglar cualquier cosa que se me pasara por alto.
Agradecido por su ayuda---y más agradecido aún de que Emmett, al fin, haya
perdonado mi peligrosa elección---ahora estaba más relajado mientras subía al asiento
delantero de la ambulancia, al lado de Brett.
El jefe de policía llegó antes de que metieran a Bella dentro de la parte trasera de la
ambulancia.
Los pensamientos del padre de Bella eran palabras del pasado, el pánico y preocupación
emanando de la mente del hombre ahogaban a cualquier otro pensamiento en el lugar. Muda
ansiedad y culpa, una gran inflación de ellos, salieron de él como si sólo pudiera ver a su única
hija en el lugar.
Emanaron de él y a través de mi, haciendo eco, creciendo más fuertes. Cuando Alice me
había advertido que matando a la hija de Charlie Swan lo mataría a él también, ella no estaba
exagerando.
Mi cabeza se arqueó con esa culpa mientras escuchaba su voz en pánico.
- ¡Bella! - gritó.
- Estoy perfectamente, Char---papá. - Suspiró. - No me pasa nada. -
Su seguridad apenas calmó su pavor. Se volteó inmediatamente al EMT más cercano y
demandó más información.
No fue hasta que lo escuché hablar, formando oraciones perfectamente coherentes
desafiando su pánico, que me di cuenta que su ansiedad y preocupación no eran mudas. Yo
solo...no podía escuchar sus palabras exactas.
Hmm. Charlie Swan no era tan silencioso como su hija, pero podía ver ahora de dónde
lo había heredado ella. Interesante.
Yo nunca había pasado mucho tiempo alrededor del Jefe de Policía de la ciudad.
Siempre lo tomé por un hombre de pensamientos lentos---ahora me doy cuenta que yo era el
lento. Sus pensamientos eran parcialmente encubiertos, no ausentes. Sólo podía sacar el
tenor, el tono de ellos...
Quería escuchar con mayor esfuerzo, para ver si podía encontrar en este nuevo, menor
rompecabezas la llave para los secretos de la chica. Pero Bella fue cargada dentro de la
ambulancia para ese entonces, y la ambulancia ya estaba en camino.
Era difícil alejarme de esta posible solución al misterio que me ha obsesionado. Pero
tenía que pensar ahora---mirar qué había hecho hoy día desde todos los ángulos. Tenía que
escuchar, para asegurarme de que no nos había puesto en demasiado peligro en que
tuviéramos que irnos inmediatamente. Tenía que concentrarme.
No había nada en los pensamientos de los EMTs que me preocuparan. Lo más que
podían decir, era que la chica no tenía nada serio. Y Bella se estaba apegando a la historia que
le había dado, hasta ahora.
La primera prioridad, cuando llegáramos al hospital, era ver a Carlisle. Me apuré a
través de las puertas automáticas, pero era incapaz de renunciar totalmente de cuidar a Bella;
mantuve un ojo en ella a través de los pensamientos de los paramédicos.
Fue fácil encontrar la familiar mente de mi padre. Él estaba en su pequeña oficina,
totalmente solo---el segundo golpe de suerte en este maldito día.
- Carlisle.-
Escuchó mi aproximación, y quedó alarmado al momento en que vió mi rostro. De un
salto se puso de pie, su piel palideciendo al blanco de un hueso. Se inclinó hacia adelante a
través del, cuidadosamente organizado, escritorio.
Edward---tu no---
- No, no, no es eso. -
Respiró profundo. Por supuesto que no. Siento mucho haber considerado el
pensamiento. Tu ojos, por supuesto, debí haberlo sabido... Él notó con alivio que mis ojos aún
eran dorados.
- De todas maneras, ella está herida, Carlisle, probablemente nada serio, pero... -
- ¿Qué fue lo que ocurrió? -
- Un estúpido accidente automovilístico. Ella estaba en el lugar equivocado en el
momento equivocado. Pero no podía sólo quedarme ahí---dejar que la aplastara... -
Comienza de nuevo, no estoy entendiendo. ¿Cómo estuviste tú involucrado en todo
esto?
- Una furgoneta patinó sobre el hielo, - susurré. Miré a la muralla detrás de él mientras
hablaba. En vez de una multitud de diplomas enmarcados, él tenía una simple pintura al
óleo---una de sus favoritas, un aún no descubierto Hassam. - Ella estaba en el camino. Alice lo
vió venir, pero no había tiempo de hacer nada más que realmente correr a través del
aparcamiento quitarla de en medio. Nadie lo notó...excepto ella. Tenía que detener la
furgoneta, también, pero otra vez, nadie vió eso...excepto ella. Yo...lo siento mucho Carlisle.
No quise ponernos a todos en peligro.-
Rodeó el escritorio y puso su mano en mi hombro.
Hiciste lo correcto. Y no debió ser fácil para tí. Estoy orgulloso de tí, Edward.
Ahora podía mirarlo a los ojos. - Ella sabe que hay algo...raro conmigo.-
- Eso no importa. Si nos tenemos que ir, nos iremos. ¿Qué ha dicho ella?-
Moví mi cabeza, un poco frustrado. - Nada aún.-
¿Aún?
- Ella estuvo de acuerdo con mi versión de los hechos---pero está esperando una
explicación.-
Él frunció el ceño, considerando esto.
- Se golpeó la cabeza---bueno, en realidad yo le golpeé la cabeza,- continué
rápidamente. - La golpeé contra el piso bastante fuerte. Ella parece estar bien, pero... No creo
que cueste mucho desacreditar su historia.-
Me sentí un delincuente al decir esas palabras.
Carlisle oyó el hastío en mi voz. Quizá eso no será necesario. Veamos qué pasa,
¿vamos? Suena como que tengo un paciente que atender.
- Por favor.- le dije. - Estoy tan preocupado de que la haya herido. -
La expresión de Carlisle se aclaró. Sacudió su rubio cabello---sólo unos tonos más
claros que ojos dorados---y se rió.
Ha sido un día interesante para ti, ¿verdad? En su mente, podía ver la ironía, y era
gracioso, al menos para él. Como si los roles se hubieran invertido. En algún lugar durante ese
corto silencioso segundo cuando me lancé a través del congelado pavimento, me había
transformado de asesino a protector.
Me reí con él, recordando la seguridad que tenía de que Bella jamás necesitaría
protección de nada más que de mí. Había un límite para mi risa porque, con furgoneta o sin
furgoneta, eso era totalmente verdad.
Esperé solo en la oficina de Carlisle---una de las horas más largas que había vivido---
escuchando el hospital lleno de pensamientos.
Tyler Crowley, el conductor de la furgoneta, parecía estar herido peor que Bella, y la
atención a él mientras ella esperada su turno para que le tomaran radiografías. Carlisle se
mantuvo en el fondo, confiando en el diagnóstico de los exámenes, que la chica solo estaba
levemente lastimada. Esto me puso ansioso, pero sabía que él tenía razón. Un sola mirada a su
rostro y ella estaría inmediatamente recordándome, en el hecho de que había algo raro
conmigo y mi familia, y eso podía hacerla hablar.
Ella ciertamente tenía suficientes compañeros para conversar. Tyler estaba consumido
por la culpa, ya que casi la había matado, y no parecía que iba a callarse. Podía ver su
expresión a través de los ojos de Tyler, y estaba claro que ella deseaba que el se callara.
¿Cómo el no podía ver eso?
Hubo un momento muy tenso para mí cuando Tyler le preguntó cómo había salido fuera
del camino.
Esperé, sin respirar, mientras ella vacilaba.
- Pues... - La oyó decir. Entonces hizo una pausa tan larga que Tyler pensó si la había
confundido con su pregunta. Finalmente, continuó. - Edward me empujó para apartarme de la
trayectoria de la furgoneta.-
Exhalé. Y entonces mi respiración se agitó. Nunca antes la había escuchado decir mi
nombre. Me gustó como sonó---incluso escuchándolo a través de los pensamientos de Tyler.
Quería escucharlo por mí mismo...
- Edward Cullen,- ella dijo, cuando Tyler parecía confuso respecto a lo que ella se
refería. Me encontré a mi mismo en la puerta, con mi mano en la perilla. El deseo de verla se
estaba haciendo cada vez más fuerte. Me tenía que auto recordar la necesidad de precaución.
- Estaba a mi lado.-
- ¿Cullen? Huh. Eso es raro. - No lo vi... Podría jurar... - ¡Vaya, todo ocurrió muy
deprisa! ¿Está bien?-
- Supongo que sí. Anda por aquí cerca, pero a él no le obligaron a utilizar una camilla.-
Ví la pensativa mirada en su rostro, la sospecha ajustándose en sus ojos, pero estos
pequeños cambios en su expresión no eran perceptibles para Tyler.
Es bonita, él estaba pensando, casi con sorpresa. Incluso toda desarreglada. No es de
mi gusto común, aún así... Debería invitarla a salir. Arreglar lo de hoy...
Yo estaba en el pasillo, a mitad de camino de la sala de emergencias, sin pensar por un
segundo en lo que estaba haciendo. Por suerte, la enfermera entró en la habitación antes de
que yo pudiera---era el turno de Bella para los rayos X. Me apoyé contra la pared en un oscuro
rincón justo a la vuelta de la esquina, y traté de mantener la compostura mientras ella se
alejaba rodando en la silla de ruedas.
No importaba que Tyler pensara que era bonita. Cualquiera podía notar eso. No había
ninguna razón para que me sintiera...¿cómo me sentía? ¿Molesto? ¿O era rabia lo que se
acercaba a la verdad? Esto no tenía sentido para nada.
Me quedé donde estaba por el mayor tiempo que pude, pero la impaciencia me ganó y
tomé un camino que iba por detrás de la sala de radiología. Ya la habían trasladado de nuevo a
la sala de emergencias, pero podía echar una mirada a sus radiografías mientras la enfermera
estaba de espaldas.
Me sentí más calmado cuando los ví. Su cabeza estaba bien. No la había herido, no
realmente.
Carlisle me atrapó allí.
Te ves mejor, comentó.
Miré directo al frente. No estábamos solos, los pasillos estaban llenos de camilleros y
visitas.
Ah, sí. Pegó las radiografías a la pizarra iluminada, pero no necesitaba una segunda
mirada. Ya veo. Ella está absolutamente bien. Bien hecho, Edward.
El sonido de la aprobación de mi padre crearon una mezcla de reacciones en mí. Me
hubiera puesto contento, excepto porque sabía que él no aprobaría lo que estaba a punto de
hacer ahora. Al menos, no lo aprobaría si conociera mis reales motivaciones...
- Creo que iré a hablar con ella---antes de que te vea.- Murmuré bajo mi respiración.
- Actúa natural, como si nada hubiera pasado. Suaviza las cosas. - Todas eran razones
aceptables.
Carlisle cabeceó ausentemente, aún mirando las radiografías. - Buena idea. Hmm. -
Miré para ver qué había aumentado su interés.
¡Mira todas esas contusiones curadas! ¿Cuántas veces la habrá dejado caer su madre?
Carlisle rió pasa sí mismo por su broma.
- Estoy comenzando a pensar que la chica solo tiene realmente mala suerte. Siempre
en el lugar equivocado y en el momento equivocado. -
Forks es ciertamente el lugar equivocado para ella, contigo aquí.
Me estremecí.
Vamos, vé. Suaviza las cosas un poco. Yo te acompañaré en un momento.
Caminé rápidamente, sintiéndome culpable. Quizá era muy buen mentiroso, si podía
engañar a Carlisle.
Cuando llegué a la sala de emergencias, Tyler estaba murmurando bajo su aliento, aún
disculpándose. La chica estaba tratando de escapar a su remordimiento pretendiendo dormir.
Sus ojos estaban cerrados, pero su respiración no estaba acompasada, y de vez en cuando
tamborileaba sus dedos impacientemente.
Miré su rostro por un largo momento. Esta sería la última vez que la vería. Este hecho
accionó un agudo dolor en mi pecho. ¿Era porque no quería irme dejando un rompecabezas sin
resolver? Eso no parecía una explicación muy convincente.
Finalmente, respiré profundo y entré.
Cuando Tyler me vió, comenzó a hablar, pero puse un dedo en mis labios.
- ¿Estará durmiendo? - Murmuré.
Los ojos de Bella se abrieron y se enfocaron en mi rostro. Se abrieron de par en par por
un momento, y entonces se achicaron de cólera y sospecha. Recordé que tenía que interpretar
un papel, así que le sonreí como si nada inusual hubiera ocurrido esta mañana---aparte de un
golpe a su cabeza y un poquito de imaginación.
- Oye, Edward, - dijo Tyler. - lo siento mucho... -
Levanté una mano para detener su disculpa, - No hay culpa sin sangre. - Dije
irónicamente. Sin pensar, también sonreí abiertamente a mi broma privada.
Fue asombrosamente fácil ignorar a Tyler, acostado a no más de un metro y medio de
mí, cubierto en sangre fresca. Nunca comprendí cómo Carlisle podía hacer esto---ignorar la
sangre de sus pacientes para poder tratarlos. ¿Acaso la constante tentación no lo distraía, no
era peligroso...? Pero, ahora...podía ver cómo, si te enfocabas en algo mucho más
fuerte, la tentación no significaba nada.
Incluso fresca y expuesta, la sangre de Tyler no era nada comparada con la Bella.
Mantuve mi distancia de ella, sentándome a los pies de la camilla de Tyler.
- ¿Bueno, cuál es el diagnóstico?- le pregunté.
Su labio inferior sobresalió un poco. - No me pasa nada, pero no me dejan marcharme.
¿Por qué no te han atado a una camilla como a nosotros?.-
Su impaciencia me hizo sonreír de nuevo. Podía oír a Carlisle en el pasillo.
- Tengo enchufe – dije ligeramente. - Pero no te preocupes, voy a liberarte.-
Observé su reacción cuidadosamente mientras mi padre entraba en la habitación. Sus
ojos se abrieron un poco más y su boca de verdad se abrió completamente en sorpresa. Gruñí
internamente. Sí, ella ciertamente había notado el parecido.
- Bueno, señorita Swan, ¿cómo se encuentra? - preguntó Carlisle. Tenía una grandiosa
habilidad para tranquilizar a sus pacientes. No podría decir cómo afectó esto a Bella.
- Estoy bien.- ella dijo tranquilamente.
Carlisle puso sus radiografías en la pizarra iluminada al lado de la cama. - Las
radiografías son buenas. ¿Le duele la cabeza? Edward me ha dicho que se dió un golpe
bastante fuerte.-
Ella suspiró, y luego dijo, - Estoy bien.- de nuevo, pero esta vez con impaciencia.
Entonces miró en mi dirección.
Carlisle se acercó a ella y recorrió gentilmente sus dedos sobre cuero cabelludo hasta
que encontró el golpe bajo su cabello.
Me atacó una ola de emociones que me encontraron con la guardia baja.
Había visto a Carlisle trabajar con humanos cientos de veces. Años atrás, yo lo había
asisto informalmente---sólo en situaciones dónde la sangre no estuviera implicada. Así que no
era cosa nueva para mi, mirarlo interactuar con la chica como si él mismo fuera humano como
ella. Muchas veces había envidiado su control, pero eso no era lo mismo que sentía en este
momento. Envidiaba mucho más que su control. Sufría por la diferencia entre Carlisle y yo---
que él pudiera tocarla tan gentilmente, sin miedo, sabiendo que él nunca le haría daño...
Ella hizo una mueca de dolor, y yo me revolví en mi asiento. Tenía que concentrarme
por un momento para mantener mi postura relajada.
- ¿Le duele?.- le preguntó Carlisle.
Su barbilla se movió una fracción. - No mucho.- dijo ella.
Otra pequeña pieza de su personalidad cayó en su lugar: era valiente. No le gustaba
demostrar debilidad.
Posiblemente la más vulnerable criatura que había visto jamás, y ella no quería parecer
débil. Una risita se escapó entre mis labios.
Me lanzó una mirada fulminante.
- De acuerdo – dijo Carlisle. - Su padre se encuentra en la sala de espera. Se puede ir a
casa con él, pero debe regresar rápidamente si siente mareos o algún trastorno de visión.-
¿Su padre estaba aquí? Pasé a través de los pensamientos de la multitud de la sala de
espera, pero no podía encontrar su sutil voz mental fuera del grupo antes de que ella hablara
de nuevo, con su rostro ansioso.
- ¿No puedo ir a la escuela?.-
- Hoy debería tomarse las cosas con calma.- sugirió Carlisle.
Sus ojos volvieron a fijarse en mí. ¿Puede él ir a la escuela?.-
Actúa normal, suaviza las cosas...ignora lo que se siente cuando ella me mira a los
ojos...
- Alguien debe darles la buena nueva de que hemos sobrevivido.- le dije.
- En realidad,- Carlisle corrigió, - parece que la mayoría de los estudiantes están en la
sala de esperas.
Esta vez anticipé su reacción---su aversión por la atención. No se decepcionó.
- ¡Oh, no!.- gimió, y se cubrió el rostro con las manos.
Me gustó haber adivinado bien esta vez. Estaba comenzando a entenderla...
- ¿Quiere quedarse aquí? - preguntó Carlisle.
- ¡No, no!.- dijo rápidamente, al tiempo en que sacaba sus piernas por el borde de la
camilla y se levantaba con prisa poniendo sus pies en el piso. Se tambaleó hacia adelante, a
los brazos de Carlisle. Él la atrapó y la estabilizó.
De nuevo, la envidia recorrió mi cuerpo.
- Me encuentro bien.- dijo ella antes de que Carlisle pudiera decir algo, y sus mejillas se
sonrojaron con un hermoso rosado.
Por supuesto, eso no molestaría a Carlisle. Se aseguró que estuviera estable, y luego la
soltó.
- Tome unas pastillas de Tylenol contra el dolor.- el sugirió.
- No me duele mucho.-
Carlisle sonrió mientras firmaba sus papeles. - Parece que ha tenido muchísima suerte.-
Ella se volteó lentamente, para lanzarme una fulminante mirada.- La suerte fue que
Edward estuviera a mi lado.-
- Ah, sí, bueno – Carlisle agregó rápidamente, escuchando lo mismo que escuché yo en
su voz. Ella no creía que su sospecha fuera producto de su imaginación. No todavía.
Toda tuya, pensó Carlisle. Maneja esto como creas que es mejor.
- Muchas gracias.- susurré, quieto y tranquilo. Ningún humano podría oírme. Los labios
de Carlisle formaron una pequeña sonrisa al entender mi sarcasmo, mientras se volvía hacia
Tyler. - Lamento decirle que usted se va a tener que quedar con nosotros un poquito más.-
dijo, mientras comenzaba a examinarlo.
Bueno, yo causé esto, así que era justo que yo tuviera que arreglarlo.
Bella caminó deliberadamente hacia mí, sin detenerse hasta que estuviera
incómodamente cerca. Recordé cómo había deseado, antes de todo el desastre, que ella se
acercara a mi... Esto era como una burla a ese deseo.
- ¿Puedo hablar contigo un momento? - me silbó en un susurró.
Su cálido aliento rasguñó mi rostro y tuve que retroceder un paso. Su petición no había
disminuido ni un poco. Cada vez que ella estaba cerca de mí, gatillaba todos mis peores,
urgentes instintos. El veneno llenó mi boca y mi cuerpo anhelaba atacar---de tomarla entre
mis brazos y romper su garganta con mis dientes.
Mi mente era más fuerte que mi cuerpo, pero sólo un poco.
- Tu padre te espera.- le recordé, con la mandíbula tensa.
Ella miró hacia Carlisle y Tyler. Tyler no nos prestaba atención, pero Carlisle estaba
monitoreando cada respiro.
Con cuidado, Edward.
- Quiero hablar contigo a solas, si no te importa.- me insistió en una baja voz.
Quería decirle que no me importaba en lo absoluto, pero sabía que tendría que hacer
esto. Mejor sería que empezara de una vez.
Estaba lleno de tantas emociones conflictivas mientras salía de la habitación,
escuchando sus pasos detrás de mi, tratando de ir a mi ritmo.
Tenía un show que presentar. Sabía que el papel que representaría---tenía el personaje
más bajo: sería el villano. Mentiría, y ridiculizaría y sería muy cruel.
Fuí en contra de todos mis mejores impulsos---los impulsos humanos a los que me
aferré todos estos años. Nunca quise merecer confianza más que en este momento, cuando
debía destruir toda posibilidad de merecerla.
Todo era peor al saber que este sería el último recuerdo que ella tendría de mi. Esta era
mi escena de despedida.
Me volví hacia ella.
- ¿Qué quieres? - pregunté molesto.
Se encogió y retrocedió a mi hostilidad. Sus ojos se tornaron desconcertados, la
expresión que me había hechizado...
- Me debes una explicación.- me dijo en una pequeña voz; su cara de marfil palideció.
Era muy difícil mantener mi voz áspera. - Te salve la vida. No te debo nada.-
Ella parpadeó---quemaba como ácido el ver cómo la herían mis palabras.
- Me lo prometiste.- susurró.
- Bella, te diste un fuerte golpe en la cabeza, no sabes de qué hablas.-
Su barbilla se tensó. - No me pasaba nada en la cabeza.-
Estaba enojada de nuevo, y eso lo hizo todo más fácil. Le respondí su mirada, poniendo
mi rostro menos amigable.
- ¿Qué quieres de mi, Bella? -
- Quiero saber la verdad. Quiero saber por qué miento por ti.
Lo que ella quería era absolutamente justo---me frustraba tener que negárselo.
- ¿Qué crees que pasó?.- Casi le gruñí.
Sus palabras salieron torrencialmente. - Todo lo que sé es que no estabas cerca de mi,
en absoluto, y Tyler tampoco te vió, de modo que no me vengas con eso de que me he dado
un golpe muy fuerte en la cabeza. La furgoneta iba a matarnos, pero no lo hizo. Tus manos
dejaron abolladuras tanto en la carrocería de la furgoneta como en el coche marrón, pero haz
salido ileso. Y luego la sujetaste cuando me iba a aplastar las piernas... -
De pronto, juntó sus dientes y de sus ojos comenzaron a aparecer unas indeseadas
lágrimas.
La miré, con una expresión burlona, pues todo lo que sentía era en realidad temor; ella
lo había visto todo.
- ¿Crees que aparté a pulso una furgoneta?.- le pregunté sarcásticamente.
Me respondió con un cabeceo hacia adelante.
Mi voz se hizo más burlona. - Nadie te va a creer, ya lo sabes.-
Ella se esforzó para controlar su rabia. Cuando me respondió, habló cada palabra con
deliberada lentitud. - No se lo voy a decir a nadie.-
Era verdad---podía ver eso en sus ojos. Incluso furiosa y traicionada, ella guardaría mi
secreto.
¿Por qué?
El shock que me causó su respuesta me arruinó mi cuidadosamente designada
expresión por medio segundo, y luego me recompuse.
- Entonces, ¿qué importa?.- pregunté, tratando de mantener mi voz severa.
- Me importa a mí.- me dijo intensamente. - No me gusta mentir, por eso quiero tener
un buen motivo para hacerlo.-
Me estaba pidiendo que confiara en ella. Igual que yo quería que ella confiara en mí.
Pero esta era una línea que yo no podía cruzar.
Mi voz se mantuvo cruel. - ¿Es que no me lo puedes agradecer y punto? -
- Gracias.- me dijo casi echando humo, esperando.
- No vas a dejarlo correr, ¿verdad?.-
- No.-
- En tal caso...- No podía decirle la verdad aunque quisiera...y no quería. Prefería que
ella se armara su propia historia a que supiera lo que soy, porque nada podía ser peor que la
verdad---yo era una pesadilla viviente, sacado de las páginas de una novela de terror. - espero
que disfrutes de la decepción.-
Nos miramos mutuamente con el ceño fruncido. Era incómodo lo atractivo que resultaba
ser su enojo. Como un gatito furioso, suave y desprotegido, y tan inconsciente de su
vulnerabilidad.
Se ruborizó y juntó sus dientes de nuevo. - ¿Por qué te molestaste en salvarme? -
Su pregunta no era algo que estuviera esperando, preparado para responder. Perdí el
hilo en el papel que estaba representando. Sentí cómo la máscara se caía de mi rostro, y le
dije---esta vez---la verdad.
- No lo sé.-
Memoricé su rostro una vez más---aún estaba enojada, la sangre aún no se había
desvanecido de sus mejillas---y entonces me di vuelta y me alejé de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.::Twilight and New Moon sounds::.


VideoPlaylist
I made this video playlist at myflashfetish.com