jueves, 5 de febrero de 2009

7. Melodia

Capitulo 7

MELODÍA

Tuve que esperar cuando regresé al colegio. La hora final aun no había terminado. Eso era bueno, porque tenía cosas en las que pensar y necesitaba un tiempo a solas.
Su olor se impregnó en el carro. Mantuve las ventanas subidas, dejándolo que me atacara, intentando acostumbrarme al sentimiento de quemadura intencional en mi garganta.
Atracción.
Eso era algo muy problemático de contemplar. Tantos lados, tantos significados y niveles. No es lo mismo que el amor, pero se relacionaban inexorablemente.
No tenia idea si Bella estaba atraída hacia mi. (De alguna manera su silencio mental continuaría volviéndose mas y mas frustrante hasta que me volviera loco? O había un limite que yo finalmente alcanzaría?)
Intenté comparar sus respuestas físicas con otras, como la secretaria y Jessica Stanley , pero la comparación no fue concluyente. Las mismas características – cambios en el ritmo cardiaco y las pautas en la respiración – podrían simple y fácilmente significar miedo o impresión o ansiedad cuando se interesaban. Parecía improbable que Bella pudiera estar entretenida con el mismo tipo de pensamientos que Jessica Stanley solía tener. Después de todo, Bella sabía muy bien que había algo mal en mi, incluso aunque no supiera exactamente que era eso. Ella había tocado mi piel de hielo, y entonces tiro su mano lejos del frio.
Y aún… cuando recordaba esas fantasías solían serme repulsivas, pero cuando las recordé con Bella en el lugar de Jessica…
Estaba respirando mas rápido, el fuego arañando de arriba abajo mi garganta.
Y que si hubiera sido Bella imaginándome con mis brazos envueltos alrededor de su frágil cuerpo? Sintiéndome empujarla apretadamente contra mi pecho y entonces ahuecar mi mano bajo su mentón? Cepillando la pesada cortina de su cabello hacia atrás de su rostro ruborizado? Trazando la forma de sus labios llenos con las puntas de mis dedos? Inclinando mi cara mas cerca de la suya, donde pudiera sentir el calor de su aliento en mi boca? Moviéndome aún mas cerca
Pero entonces me encogí lejos de esa fantasía, sabiendo, como supe cuando Jessica había imaginado esas cosas, que pasaría si estuviera tan cerca de ella.
Atracción era un dilema imposible, porque ya estaba demasiado atraído por Bella pero de la peor manera.
Quería yo que Bella estuviera atraída hacia mi, como una mujer a un hombre?
Esa era la pregunta equivocada. La pregunta correcta era debería yo querer que Bella estuviera atraída en esa forma, y la respuesta era no. Porque yo no era un hombre humano, y eso no era justo para ella.
Con cada fibra de mi ser, anhelé ser hombre normal, así podría sostenerla entre mis brazos sin arriesgar su vida. Así podría ser libre de tejer mis propias fantasías, fantasías que no terminarían con su sangre en mis brazos, su sangre brillando en mis ojos.
Mi búsqueda de ella era indefendible. Que tipo de relación podía ofrecerle, cuando no me podía arriesgar a tocarla?
Sostuve mi cabeza entre mis manos.
Era todo mas confuso porque nunca me había sentido tan humano en toda mi vida – ni siquiera cuando era humano, tanto como podía recordar. Cuando había sido humano, mis pensamientos habían sido todos dirigidos a la gloria de un soldado. La gran guerra habia arrasado con la mayor aprte de mi adolescencia, y había estado solo nueve meses lejos de mi cumpleaños 18 cuando la influenza había atacado. Tenía solo impresiones vagas de esos años humanos, recuerdos turbios que se desvanecían mas con cada década que pasaba. Mi madre era lo que recordaba mas claramente, y sentía un dolor antiguo cuando pensaba en su cara. Recordé tenuemente cuando había odiado ella el futuro hacia el cual había corrido ansiosamente, rezando cada noche cuando ella bendecía la mesa a la hora de la cena para que la “aterradora guerra” terminara. … No tenía recuerdos de ningún otro tipo de anhelo. Aparte del amor de mi madre, no había otro amor que me hubiera hecho desear quedarme…
Esto era completamente nuevo para mi, no tenía parelelos que dibujar, ni comparaciones que hacer.
El amor que sentía por Bella había llegado puramente, pero ahora las aguas estaban embarradas. Quería tanto poder tocarla. Se sentía ella de la misma manera?
Eso no importaba, traté de convencerme a mi mismo.
Miré a mis manos blancas, odiando su dureza, su frialdad, su fuerza inhumana…
Salté cuando la puerta del pasajero se abrió.
Ha. Te atrapé por sorpresa. Siempre hay una primera vez, pensó Emmett cuando se deslizó en el asiento. “Apostaré a que el señor Goff piensa que estás en las drogas, has estado muy errático últimamente. Donde estuviste hoy?”
“Estaba… haciendo buenas obras”
Huh?
Solté una risita. “Velando por los enfermos, ese tipo de cosas”
Eso lo confundió mas, pero entonces el inhaló y atrapó la esencia en el carro.
“Oh. La chica otra vez?
Esto se está poniendo raro.
“Háblame de ello.” Farfullé.
Inhaló de nuevo “Hmmm, ella tiene bastante sabor, no es así?
El gruñido irrumpió a través de mis labios antes de que sus palabras hubieran sido incluso registradas, una respuesta automática.
“Calma, chico, solo estoy diciendo”
Entonces llegaron los otros. Rosalie notó la esencia a la primera y me frunció el ceño, aun no superaba su irritación. Me pregunté cual era su problema, pero todo lo que oía de su mente eran insultos.
No me gustó la reacción de Jasper, tampoco. Como Emmett, notó el atractivo de Bella.
No que esa esencia tuviera, para ninguno de ellos, una milésima parte de la atracción que tenia para mi.
Aún me molestaba que su sangre fuera dulce para ellos. Jasper tenía un control muy pobre…
Alice saltó a mi lado en el carro y extendió su mano para la llave del camión de Bella.
“Únicamente vi que fui yo” dijo – obscuramente, como era su habito. “Tendrás que decirme el porqué”
“Eso no quiere decir-”
“Lo se, lo se. Esperaré. No será mucho tiempo.
Suspiré y le di la llave.
La seguí hasta la casa de Bella. La lluvia estaba golpeando como un millón de diminutos martillos, tan alto que quizás los oídos humanos de Bella no podrían oír el rugido del motor de la camioneta. Vigilé su ventana, pero ella no miró hacia fuera. Quizás no estaba allí. No había pensamientos que oir.
Me entristeció que yo no pudiera oir lo suficiente ni siquiera para echarle un vistazo – asegurarme de que ella estaba feliz, o a salvo, al menos.
Alice se subió en la parte de atrás y manejamos rápidamente hacia casa. Las carreteras estaban vacías, así que nos tomo solo unos pocos minutos. Entramos en la casa y entonces fuimos a nuestros variados pasatiempos.
Emmett y Jasper estaban en medio de un elaborado juego de ajedrez, utilizando ocho tableros unidos – esparcidos a lo largo de la pared de cristal negro- y su propio y complicado conjunto de reglas. Ellos no me dejarían jugar. Ahora solo Alice juega conmigo. Alice fue a su computador justo a la esquina de ellos y pude oír su monitor encenderse. Alice estaba trabajando en un proyecto de diseño de modas para el guardarropas de Rosalie, pero hoy Rosalie no se le unió, para pararse detrás de ella y dirigir el corte y el color mientras la mano de Alice hacía trazos en la pantalla táctil. (Carlisle y yo tuvimos que ajustar un poco ese sistema, dado que la mayoría de las pantallas responde a la temperatura.) Pero en lugar de eso, hoy Rosalie estaba derribada hurañamente en el sofá y empezó a saltar 20 canales por segundo en la pantalla plana, sin hacer nunca una pausa. Podía oírla intentando decidirse entre si ir o no al garage y encender de nuevo su BMW
Esme estaba arriba, tarareando sobre un nuevo set de grabados azules.
Alice inclinó su cabeza alrededor de la pared después de un momento y empezó a susurrar apenas los próximos movimientos que Emmett haría – Emmett se sentó en el piso con la espalda hacia ella – a Jasper, quien mantuvo su expresión muy calmada cuando derribó el rey favorito de Emmett.
Y yo, que por primera vez en mucho tiempo me sentí apenado, fui a sentarme en el exquisito gran piano que estaba ubicado en el camino de la entrada.
Corrí mi mano gentilmente a través de las escalas, examinando los sonidos. Los tonos aun eran perfectos.
Escaleras arriba, Esme se detuvo en lo que estaba haciendo y giró su cabeza hacia un lado.
Empecé con la primera línea del sonido que por si mismo había sido sugerido en mi cabeza hoy en el carro, rogando que sonara aun mejor de lo que lo había imaginado.
Edward está tocando de nuevo, pensó Esme alegremente, una sonrisa irrumpiendo a través de su cara. Se levantó de su escritorio y saltó silenciosamente a la cabecera de las escaleras.
Añadí una línea de armonía, dejando que la melodía central zigzagueara a través de ella.
Esme suspiró con satisfacción, se sentó en el escalón de la cima de la escalera y recostó su cabeza contra la barandilla. Una nueva canción. Ha pasado mucho tiempo. Que sonido tan adorable.
Dejé a la melodía dirigirse en una nueva dirección, siguiéndola con la línea del bajo.
Edward está componiendo otra vez? Pensó Rosalie, y sus dientes se apretaron juntos en un feroz resentimiento.
En ese momento, ella se deslizo, y pude leer todo su subyacente indignación. VI porque ella estaba de tan mal temperamento conmigo. El porque matar a Isabella Swan no le molestaba para nada a su conciencia.
Con Rosalie, se trataba siempre de Vanidad.
La música paró abruptamente, y me reí antes de poder detenerme, una ladrido afilado de diversión que fue interrumpido rápidamente cuando lancé mi mano sobre mi boca.
Rosalie se giró para mirarme rabia, sus ojos chispeando con furia contenida.
Emmett y Jasper también se giraron a mirar, y escuché la confusión de Esme. Esme bajó las escaleras en un destello, deteniéndose para mirar entre Rosalie y yo.
“No te detengas, Edward” Esme me animó después de un momento de tensión.
Comencé a tocar de nuevo, dándole la espalda a Rosalie mientras intentaba arduamente controlar la sonrisa extendiéndose a través de mi cara. Se puso de pie y abandono el salón, más enfadada que avergonzada, pero ciertamente avergonzada.
Si dices algo te daré caza como a un perro.
Sofoqué otra risa.
“Que va mal, Rose?” Llamó Emmett después de ella. Rosalie no se dio vuelta. Continuo rauda y fuertemente, hacia el garaje y entonces se retorció bajo su carro como si ella pudiera enterrarse a si misma allí.
“De que se trata esto?” Emmett me preguntó.
“No tengo ni la mas remota idea” Mentí.
Emmett gruñó, frustrado.
“Sigue tocando” Esme me impulsó. Mis manos se habían pausado otra vez.
Hice lo que me pidió, y vino a pararse detrás de mi, poniendo sus manos en mis hombros.
La canción era fascinante, pero incompleta. Jugué con un puente, pero no parecía el adecuado de ninguna manera.
“Es encantadora. Tiene un nombre?” Preguntó Esme.
“Aún no”
“Hay una historia en ella?” Preguntó, una sonrisa en su voz. Esto le daba a ella un placer inmenso, y me sentí culpable por tener descuidada mi música por tanto tiempo. Eso había sido egoísta.
“Es… una nana, supongo” Tuve el puente justo entonces. Se dirigió fácilmente al siguiente movimiento, tomando vida por si mismo.
“Una nana” repitió ella para si misma.
Había una historia en esta melodía, y una vez que lo ví, las piezas cayeron en su lugar sin mucho esfuerzo. La historia era una chica durmiente en una estrecha cama, oscuro y espeso cabello salvaje que serpenteaba como algas a través de la almohada.
Alice dejó a Jasper a sus propios medios y vino a sentarse a mi lado en el banco. En su voz, como el titileo de una campana de viento, ella esbozó un sonido que era dos octavas por encima de la melodía.
“Me gusta” murmuré “Pero que hay de este?”
Añadí su línea a la armonía – mis manos estaban ahora volando a través de las teclas para trabajar con todas las piezas juntas – modificándolo un poco, tomando esto en una nueva dirección…
Ella pilló mi modo, y cantó con el.
“Si, perfecto” dije
Esme apretó mi hombro
Pero ahora podía ver el final, con la voz de Alice elevándose por encima del tono y llevándolo a otro lugar. Podía ver como la canción debía terminar, porque la chica durmiente era simplemente perfecta en la forma que ella lo era, y cualquier mínimo cambio estaría mal, una lastima.
La canción se encaminó a la realización, mas lento y mas bajo. La voz de Alice se desvaneció, también, y se volvió solemne, una voz que pertenecía a los arcos resonantes de una catedral llena de velas.
Toqué la ultima nota, y entonces incliné mi cabeza sobre las teclas.
Esme acarició mi cabello. Todo va a estar bien, Edward..Esto va a funcionar de la mejor manera. Tu mereces felicidad, hijo Mio. La fe te debe eso.
“Gracias” murmuré, deseando que yo me pudiera creer eso.
El amor no siempre llega en las condiciones convenientes.
Me reí una vez, sin humor.
Tu, de todos en este planeta, eres quizás el mejor equipado para tratar con una dilema tan difícil, eres el mejor y el más brillante de todos nosotros.
Suspire. Toda madre piensa igual de su hijo.
Esme aun estaba llena de alegría que mi corazón fue finalmente tocado después de todo este tiempo, no importa el potencial de la tragedia. Ella pensó que siempre estaría solo…
Ella te amara también, pensó repentinamente, agarrándome por sorpresa con la dirección de sus pensamientos. Si ella es una chica brillante. Sonrió. Pero no puedo imaginar a alguien que sea tan retardado/lento que no pueda ver lo seductor que tú eres.
“para, mama, estás haciendo que me sonroje”. Bromee. Sus pensamientos, aunque era improbable, me animaron.
Alice se rió y escogió la mano superior de “heart and soul. Yo sonreí abiertamente y complete la simple armonía con ella. Entonces le agradecí con una presentación de “chopsticks”.
Ella sonrió, luego suspiró. “deseo que me digas de que te estabas riendo acerca de Rose”. Dijo Alice. “pero yo puedo ver lo que tú no puedes”
“nop”
Ella golpeo mi oreja con su dedo.
“se amable, Alice” Esme reprendió. “Edward esta siendo un caballero”
“pero quiero saber”
Yo reí del tono de gemido que puso. Entonces dije, “aquí Esme”. Y empecé a tocar su canción favorita, un innombrado tributo a el amor que había visto entre ella y Carlisle por tantos años.
“gracias, querido” ella apretó mi hombro otra vez.
No tuve que concentrarme para tocar la familiar pieza. En vez de eso pensé en Rosalie, todavía figurativamente retorcerse de la mortificación en el garaje, y me reí con migo mismo.
Apenas descubriendo la potencia de los celos por mí. Tuve una pequeña cantidad de compasión por ella. Era una manera desgraciada de sentir. Por supuesto, sus celos eran mil veces más pequeños que los míos. Completamente el zorro en el escenario del pesebre.
Me preguntaba como la vida de Rosalie y su personalidad habría sido diferente si ella no hubiera sido siempre la más hermosa. Incluso cuando era humana, ella nunca había vivido en el reflector de su propio Encanto. Nada que a ella le importara. Por el contrario ella amaba la admiración por encima de cualquier cosa. Cosa que no ha cambiado con la pérdida de su inmortalidad.
No sorprendió cuando, tomando esta necesidad como dado, se sintió ofendida cuando yo no lo hice, desde el principio, por la manera que adoraban su belleza esperaba que todos los hombres lo hicieran. No que ella me ha querido de cualquier manera- lejos de eso. Pero la había irritado que yo no la quisiera, a pesar de eso. Ella estaba para ser deseada.
Era diferente con Jasper y Carlisle – ambos ya estaban enamorados. Yo era totalmente independiente, y aun permanecía obstinadamente impasible. Había pensado que el viejo resentimiento habia pasado. Y ella lo habia echo…hasta que yo finalmente encontré a alguien quien con su belleza me toco del modo que ella no lo hizo. Ella había confiado en la creencia de que no encontré su belleza digna de adorar, entonces ciertamente no había belleza que me alcanzaría. Ha estado furiosa desde el momento en que salve la vida de Bella, suponiendo, con su astuta intuición femenina, el interés que yo era totalmente inconsciente.
Rosalie fue mortalmente ofendida por el hecho de que encontré a una insignificante humana más bonita que a ella.
Reprimí las ganas de reír otra vez.
Algo me incomodo, pensé, la manera en que ella ve a Bella. Rosalie realmente pensó que las chicas eran simples. ¿Cómo podía creer eso? Me parecía incomprensible. Producto de los celos, sin duda.
“¡oh!” Alice dijo abruptamente. “jasper, adivina que”
Vi lo que acababa de ver, y mis manos se congelaron en las teclas.
“¿que, Alice?” jasper preguntó.
“¡Peter y Charlotte vienen a visitarnos la siguiente semana!”Van a estar por las proximidades, ¿No está genial?”
“¿Qué va mal Edward?”Me pregunto Esme, sintiendo la tensión en mis hombros.
“Peter y Charlotte van a venir a forks?”Le dije entre dientes a Alice.
Ella volteo sus ojos hacia mí. “cálmate Edward, esta no es su primera visita”.
Mis dientes se apretaron. Era su primera visita desde que Bella había llegado, y su dulce sangre no me apetecía solo a mí.
Alice frunció el seño por mi expresión. “ellos nunca cazan aquí, lo sabes.”
Pero el hermano de jasper y el pequeño vampiro que el amaba no era como nosotros; ellos todavía cazaban de la usual manera. No eran de fiar a lado de Bella.
“¿Cuándo?” Demandé.
Ella frunció los labios tristemente, pero me dijo lo que necesitaba saber. “El lunes en la mañana. Nadie va a herir a Bella”
“no”, agregué, y me aparte de ella. “¿listo, emmett?”
“pensé que nos íbamos en la mañana?”
“regresaremos a la media noche del domingo. Supongo que es cuando quieres irte”
“está bien, déjame despedirme primero de rose.”
“seguro”. Con el mal humor que rosalie tiene. Sería una despedida corta.
Realmente lo has perdido, Edward, el pensó mientras emmett se dirigía hacia la puerta de atrás.
“supongo que si”
“toca la nueva canción para mi, una vez mas” Me pidió Esme.
“si te ha gustado”, agregué, pensé que era un poco necio para seguir la tonada hasta su inevitable fin – el fin que me hacia afligirme en nuevas formas, pensé un momento, y entonces jale la tapa de mi bolsillo y lo fije en el soporte de la música vacía. Eso ayudo un poco- mi pequeño momento de sus ojos.
Me asentí a mí mismo, y empecé a tocar.
Esme y Alice intercambiaron una mirada, pero ninguna pregunto nada.
“Nadie te dijo que no debes jugar con tu comida?” llame a emmett.
“oh, hey Edward” El gritó, sonrió y me saludo. El oso se aprovecho de esa distracción para barrer su pesada pata a través del pecho de emmett. Las afiladas garras destrozadas a través de su camisa, y chillaron a través de su piel.
El oso bramó en el agudo ruido.
Aw demonios, Rose me dio esta camisa.
Emmett le rugió al enfurecido animal.
Suspiré y me senté en una conveniente roca. Esto podría tomar un rato.
Pero emmett casi lo había hecho. El dejó que el oso tratare de quietarle la cabeza con otro fuerte golpe de su pata,
El oso rugió y emmet rugió de nuevo atreves de su carcajada. Entonces se lanzo hacia el animal, quien colocaba más alto que el en sus piernas traseras, y sus cuerpos cayeron al estrellarse mutuamente, tirando un abeto adulto con ellos. Los gruñidos del oso pararon con un balbuceo.
Pocos minutos después, emmett se paró donde yo lo esperaba. Su camisa estaba destrozada, rasgada y ensangrentada, pegajosa por la savia y cubierta de pelo. Su oscuro cabello rizado no estaba mucho mejor. Tenía una enorme sonrisa en su cara.
“ese era uno fuerte, casi pude sentir cuando me arraño”
“Eres tan infantil, emmett”
Él miró mi blusa lisa, limpia y blanca. “¿No fuiste capaz de detectar aquel león de montaña, entonces? "
" Desde luego yo lo vi. Pero no como un salvaje. "
Emmett se rió con su risa resonante. " Lamento que no fueran más fuertes. Sería más diversión. "
" Nadie dijo que tenía que luchar para conseguir comida. "
¿" Sí, pero con quién más voy a luchar? Tú y Alice sois unos tramposos, Rosalie nunca quiere porque su pelo se estropea y Esme se pone furiosa si Jasper y yo realmente vamos a ello. "
¿" La vida es difícil alrededor, verdad? "
Emmett sonrió abiertamente hacia mí, cambiando su peso un poco de modo que estuviera de repente equilibrado para tomar una carga.
" Vamos, Edward. Solo apágalo durante un minuto y lucha de verdad. "
" Esto no se apaga, " le recordé.
¿" Me gustaría saber lo que la muchacha humana hace para tenerte fuera de su mente" Emmett reflexionó. " Tal vez ella podría darme algunas indicaciones. "
Mi buen humor desapareció. " Mantente lejos de ella, " gruñí entre mis dientes.
" Delicado, delicado. "
Suspiré. Emmett vino a sentarse a mi lado sobre la roca.
" Lo siento. Sé que estás tratando de resistirte. Realmente trato de no ser un idiota demasiado insensible, pero es parte de mi estado natural ... "
Él esperó que me riera de su broma, y luego hizo una mueca.
Tan serio todo el tiempo. ¿Qué te pasa ahora?
" Pensando en ella. Bien, preocupándome, realmente. "
¿" De qué hay que preocuparse? Estás aquí. " Él se rió fuerte.
Ignoré su broma otra vez, pero contesté a su pregunta. ¿" Alguna vez ha pensado qué frágiles son? ¿Cuántas cosas malas hay que le puede pasar a un mortal?
" No realmente. Creo que sé de lo que hablas. Yo fui como un palillo la primera vez frente a un oso, verdad? "
" Osos, " refunfuñé, añadiendo un nuevo miedo al montón. ¿" Sería solamente su suerte, verdad? Oso vago en la ciudad. Desde luego este se dirigiría directamente hacia Bella. "
Emmett rió en silencio. ¿" Piensas como un loco sabes?
" Solo imagina por un momento que Rosalie es humana, Emmett. ¡Y ella podría encontrarse con un oso ... o ser golpeada por un coche ... o caerse por las escaleras ... o enfermarse – coger una enfermedad! " La explosión de palabras salió de mí violentamente. Era un alivio poder soltarlo - ellos habían sido una molestía dentro de mí todo el fin de semana.¡" Incendios y terremotos y tornados! ¡Puf! ¿Cuándo fue la última vez viste las noticias? ¿Has visto alguna vez la clase de cosas que les pasan? Robos homicidios... " Apreté mis dientes y bruscamente estaba tan enfurecido con la idea de que otro humano pudiera hacerle daño que no podía respirar.
¡" Para, para! Para ahí, niño. Ella vive en Forks, recuerdas " me recordó. me encogí
" Creo que ella tiene alguna especie de mala suerte seria, Emmett, realmente lo creo. Mira las pruebas. De todos los sitios en el mundo a los que ella podría ir, ella termina en una ciudad donde los vampiros constituyen una parte significativa de la población. "
" Sí, pero somos vegetarianos. ¿Entonces no es eso buena suerte, no mala? "
¿" De la forma en la que ella huele? Definitivamente mala. Y luego, más mala suerte, la forma en la que ella huele para mí. " Fruncí el ceño hacia mis manos, odiándolas otra vez.
" Pero tú tienes más autocontrol que cualquiera de nosotros exceptuando a Carlisle. Buena suerte otra vez. "
¿" La furgoneta? "
" Fue solo un accidente. "
" Deberías haberlo visto viniendo hacia ella, Em, una y otra vez. Lo juro, era como si tuviera una especie de imán.”
" Pero estabas allí. Eso fue buena suerte. "
¿" Fue buena suerte? ¿No es esta la peor suerte que un humano podría alguna vez tener- tener un vampiro enamorado de ella?”
Emmett lo consideró silenciosamente durante un momento. Él imaginó a la muchacha en su cabeza, y encontró la imagen sin interés. Francamente, realmente no puedo ver la imagen.
" Bien, realmente tampoco puedo ver el encanto de Rosalie, " dije groseramente. " Francamente, ella parece tener más trabajo que el que cualquier cara bonita merece . "
Emmett rió en silencio. " No creo que me digas ... "
" No sé cual es su problema, Emmett, " mentí con una sonrisa repentina, amplia.
Yo vi su intención a tiempo para reforzarme. Él trató de empujarme de la roca, y había un sonido de raja ruidoso como una grieta en la piedra entre nosotros.
"Estafador, " él refunfuñó.
Esperé a que lo intentara otra vez, pero sus pensamientos tomaron una dirección diferente. Él imaginaba la cara de Bella otra vez, pero se la imaginaba más blanca, imaginando sus ojos rojo vivo...
“No, " dije, con voz estrangulada.
¿" Esto soluciona tus preocupaciones sobre la mortalidad, verdad? Y luego tampoco quieres matarla,. ¿No es el mejor camino? "
¿" Para mí? ¿O para ella? "
" Para ti, " contestó él fácilmente. Su tono añadió el desde luego.
Me reí sin sentido del humor. Respuesta incorrecta. "
" No me importó tanto, " él me recordó.
" Rosalie lo hizo. "
Él suspiró. Ambos sabíamos que Rosalie haría lo que fuera, si esto quisiera decir que ella podría ser humana otra vez. Incluso Emmett.
" Sí, Rosalie lo hizo, " consintió él silenciosamente.
" No puedo... No debería... No quiero arruinar la vida de Bella. ¿No sentirías lo mismo, si fuera Rosalie? "
Emmett pensó en esto durante un momento. ¿Realmente ... la amas?
" No puedo ni describirlo, Emmett. De repente, esta muchacha es el mundo entero para mí. No veo el resto del mundo sin ella nunca más. "
¿" Pero no la transformarás? Ella no durará para siempre, Edward. "
"Lo sé, " gemí.
Y, como has dicho, ella parece frágil.
" Confía en mí – eso también lo sé. "
Emmett no era una persona discreta, y las discusiones delicadas no eran su fuerte. Él luchaba ,para no ser ofensivo.
¿Puedes siquiera tocarla? ¿Quiero decir, si le amas... no querrás... tocarla?
Emmett y Rosalie compartían un amor sumamente físico. Le tomaba su tiempo entender como alguien podría amar, sin aquel aspecto.
Suspiré. " Aún no puedo ni siquiera pensar en eso, Emmett. "
Wow. Entonces, ¿cuáles son tus opciones?
" No lo sé, " susurré. " Trato de buscar un camino ... para abandonarla. Pero no sé como hacer para mantenerme lejos...".
Con un poco de satisfacción, de repente comprendí que estaba bien para mí quedarme - al menos por ahora, con Peter y Charlotte en camino. Ella estaba más segura conmigo aquí, temporalmente, de lo que estaría si me fuese. De momento, yo podría ser su protector.
Ese pensamiento me puso ansioso; me moría por volver de modo que yo pudiera interpretar aquel papel tanto tiempo como fuera posible.
Emmett notó el cambio de mi expresión. ¿En qué piensas?
" Ahora mismo, " admití un poco con vergüenza, " muero por volver corriendo a Forks y comprobar como está. No sé si podré quedarme hasta el domingo por la noche."
¡" Uh-uh! no vas a ir a casa tan pronto. Deja a Rosalie enfriarse un poquito. ¡Por favor! Hazlo por mí. "
" Trataré de quedarme, " dije dudando.
Emmett dio un toque al teléfono en mi bolsillo. " Alice llamará si hay alguna expliación para tu crisis de pánico. Ella está tan extraña sobre esta muchacha como tu. "
Hice una mueca. " Bien. Pero no me quedaré después del domingo. "
" No hay ninguna razón en para apresurarse - va a hacer sol, de todos modos. Alice dijo que estaríamos libres de la escuela hasta el miércoles. "
Sacudí mi cabeza rígidamente.
" Peter y Charlotte saben comportarse. "
" Realmente no me preocupa, Emmett. Con la suerte de Bella, ella irá a vagar por los bosques exactamente en el momento incorrecto y - " me estremecí. "Peter no es conocido por su autocontrol. Vuelvo el domingo. "
Emmett suspiró. Exactamente, como un loco.
Bella dormía plácidamente cuando subí a la ventana de su cuarto temprano en la mañana del lunes. Yo había traído el aceite esta vez, y la ventana ahora se movía silenciosamente.
Yo podría decir que por el modo que su pelo se quedaba liso a través de la almohada, que ella había tenido una noche menos agitada que la vez pasada que yo estuve aquí. Ella tenía sus manos dobladas bajo su mejilla como un niño pequeño, y su boca estaba ligeramente abiertas. Yo podía oír su aliento que se movía despacio dentro y fuera entre sus labios.
Era un asombroso alivio para mí estar aquí, ser capaz de verla de nuevo. Comprendí que yo no estaba verdaderamente a gusto a no ser que fuera el caso. Nada estaba bien cuando estaba lejos de ella.
No es que todo estuviera bien cuando yo estaba con ella, tampoco. Suspiré, dejando bajar el fuego de sed pasar por mi garganta. Yo había estado lejos de ella demasiado tiempo. El tiempo había pasado sin dolor y ahora la tentación lo hizo aún más poderoso. Era bastante malo que tuviera miedo de arrodillarme al lado de su cama de modo que yo pudiera leer los títulos de sus libros. Quise conocer las historias en su cabeza, pero tuve miedo de que, más que mi sed, si estuviera cerca de ella, yo quisiera estar todavía más cerca...
Sus labios parecían muy suaves y calientes. Podía imaginarme tocarlos con la punta de mi dedo. Solo ligeramente...
Era exactamente la clase de error que tenía que evitar.
Mis ojos miraban su cara una y otra vez, examinándola por los cambios. Los mortales cambiaban todo el tiempo – me ponía triste perderme algún cambio...
Pensé que ella parecía ... cansada. Como si ella no hubiera dormido lo suficiente este fin de semana. ¿Había salido?
Me reí silenciosamente e irónicamente al pensar cuanto me trastornaba esto. ¿Qué pasaba si hubiera salido? Ella no era la mía.
No, ella no era la mía - y estaba triste otra vez.
Una de sus manos se movió y noté que tenía raspados apenas curados a través de la palma. ¿Se había hecho daño? Incluso aunque esto no fuera obviamente una herida seria, me molestó. Consideré la ubicación, y decidí que ella debía haberse caído. Pareció una explicación razonable, teniendo en cuenta todos las posibilidades.
Era consolador pensar que no tendría que darle vueltas a ninguno de estos pequeños misterios. Éramos amigos ahora - o, al menos, estábamos tratando de ser amigos. Podría preguntarle sobre su fin de semana - sobre la playa, y sobre la actividad nocturna que había realizado que la hacía parecer tan cansada. Podría preguntarle que le había pasado a sus manos. Y yo podría reírme un poco cuando ella confirmara mi teoría sobre ellas.
Reí con cuidado cuando me pregunté si se había caído al océano o no. Me pregunté si ella se lo había pasado bien en la excursión. Me pregunté si ella había pensado en mí. Si ella me había extrañado una mínima parte de la cantidad que yo la había echado de menos.
Traté de imaginarla en el sol sobre la playa. La imagen era incompleta, porque yo nunca había estado en First Beach. Yo sólo la conocía de mirarla en cuadros...
Sentí una náusea diminuta de inquietud cuando pensé en la razón por la que nunca había estado en la bonita playa ubicada solamente a minutos de mi casa. Bella había pasado el día en La Push - un lugar donde me prohibieron, según el tratado, ir. Un lugar donde algunos ancianos todavía recordaban las historias sobre el Cullen, recordaban y creían. Un lugar donde conocían nuestro secreto...
Sacudí mi cabeza. Yo no tenía nada de que preocuparme. Los Quileutes estaban rodeados por el tratado también. Incluso aunque Bella se hubiera encontrado con alguno de aquellos sabios ancianos, ellos no revelarían nada. ¿Y por qué abordarían el sujeto? ¿Por qué pensaría Bella expresar su curiosidad allí? No -los Quileutes eran una cosa de la que no tenía que preocuparme.
Estaba enfadado por el sol cuando comenzó a elevarse. Esto me recordó que yo no podría satisfacer mi curiosidad durante días. ¿Por qué decidió brillar ahora?
Con un suspiro, desaparecí por su ventana antes de que hubiera bastante luz para alguien pudiera verme aquí. Quise decir quedarme en el bosque espeso de alrededor de su casa y mirarla ir a la escuela, pero cuando entré en los árboles, estuve sorprendido de encontrar el rastro de su olor.
Lo seguí rápidamente, curioso, preocupándome cada vez más cuando este me condujo hacia lo más profundo de la oscuridad. ¿Qué había estado haciendo Bella aquí?
El rastro se paró bruscamente, en medio de ninguna parte en particular. Ella había ido solamente unos cuantos pasos fuera del rastro, en los helechos, donde ella había tocado el tronco de un árbol caído. Quizás se había sentado allí...
¿Por qué habría venido Bella a sentarse aquí sola - y ella había estado sola, sin duda sobre aquel tronco - en medio del bosque mojado, oscuro?
Esto no tuvo sentido, y, a diferencia de aquellos otros puntos de curiosidad, me costaba meter esto en una conversación ocasional.
Bueno, Bella, yo seguía tu olor por los bosques después de que dejé tu cuarto donde yo había estado mirándote dormir... Sí, que sería bastante la confesión.
Yo nunca conocería lo que ella había estado pensando y haciendo aquí, y esto hizo que mis dientes se tronaran de la frustración. Peor, esto se pareció demasiado al argumento que yo me había imaginado para Emmett- Bella vagando sola en los bosques, donde su olor se llamaría la atención de alguien que tenía los sentidos para rastrearlo...
Gemí. No sólo tenía mala suerte, sino que la buscaba.
Bien, en este momento ella tenía un protector. Yo la cuidaría, me mantendría a su lado, hasta que pudiera justificarlo.De repente me encontré deseando que Peter y Charlotte hicieran una visita más larga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.::Twilight and New Moon sounds::.


VideoPlaylist
I made this video playlist at myflashfetish.com